El influencer: cantidad o calidad.

Básicamente, podríamos definir a un influencer como aquella persona que tiene gran presencia y credibilidad en redes sociales, y que tiene tanta influencia entre sus seguidores y lectores que se convierte en un gran prescriptor.

@angelavallejo

En principio debemos entender que el término “influencer” nace con la irrupción de las Redes Sociales en nuestra sociedad y su aceptación como medio para la información y marcador del sentido común en las interrelaciones cotidianas.

Las RRSS nos permiten producir contenidos y administrar nuestras cuentas como medios de comunicación independientes, con producciones únicas para nuestra audiencia.

Claro, la clave radica en el número de seguidores de una cuenta determinada, ya que eso representa de forma directa, el número de personas que está en contacto con cada mensaje.

Este dato es de suma importancia para aquellos que se plantean campañas de mercadeo tomando como base las redes sociales y el uso de cuentas con múltiples seguidores.

¿Cómo fue este proceso en la era off line?

Cuando no estábamos conectados a las web y no existían posibilidades de intercambio de datos en dispositivos móviles, reinaban los medios tradicionales: la televisión, prensa, radio, cine. Era la época en la que llamábamos medios alternativos a los volantes, perifoneos, paradas y todos los tipos de información cara a cara.

Cuando existía alguna duda en cuanto a un problema particular en una sociedad determinada se exigía la voz de los líderes de opinión, personas de mucha exposición con los medios, muy informadas y por ello con un alto valor de credibilidad. Sus ideas eran valiosas y moldeaban las matrices de opinión en la sociedad.

¿El influencer es un líder de opinión?

En esencia sí. Un influencer además de garantizar una  amplia exposición de sus mensajes en sus cuentas debe tener peso (reputación) para que sus opiniones tengan el poder de influir en las decisiones de los ciudadanos.

Siguiendo esta premisa no basta con poseer un gran número de seguidores para ser un influencer. Hay que dominar el contenido, cuidar la reputación y poseer un buen promedio de intercambio con sus seguidores, es decir, con respuestas a tiempo y acertadas a las consultas y mensajes enviados a la cuenta.

¿Qué debemos tomar en cuenta para elegir un influencer?

Aprovecharemos una publicación del portal www.40defiebre.com  para dar respuesta a esta interrogante, ya que consideramos que lo hace con absoluta certeza:

Para elegir bien un influencer debemos tener en cuenta estas tres premisas:

Su capacidad de generar opiniones y reacciones en otros usuarios cuando habla sobre una temática en concreto. Si algo les caracteriza es su capacidad de generar conversación en torno a un tema o marca, debemos saber aprovechar este aspecto. Analiza por tanto la tasa de interacción con su audiencia con alguna herramienta o bien a mano sacando un listado de los últimos 30 contenidos y haz tú los cálculos. No es rocket science 😉 

El potencial de audiencia de un influencer sobre una temática determinada. Los seguidores de los influenciadores son más valiosos por su calidad que por su cantidad. ¡No lo olvides!

El nivel de participación en la conversación sobre el tema en cuestión. La implicación del influencer en la acción es fundamental para garantizar su éxito

¿Está publicando todos los días contenido patrocinado? No te interesa unirte a personalidades muy promocioneras. Lo importante de un influencer es su vínculo con la audiencia. Busca los perfiles que más consigan de forma orgánica.

Ojo con la tasa de participación. Olvida que los fans son lo más importante. La clave obviamente es que tenga audiencia suficiente pero ten en cuenta que si tiene 50000 fans y 300 interacciones por post de media, el alcance que estarás pagando será demasiado alto. El trabajo será más difícil pero dedica tiempo a buscar aquellos perfiles que realmente conectan con su audiencia.

En píldoras:

  1. Una cuenta con muchos seguidores no necesariamente es de un influencer.
  2. Para evitar errores hay que evaluar, además del número de seguidores:
    • La capacidad de generar reacciones y participaciones en los usuarios.
    • El volumen de su participación en el intercambio de ideas sobre el tema.
    • El nivel de credibilidad de su opinión en el tema sobre el cual se opina.
  •  
  • Recomedamos:

  1. Evaluar la cuanta (Fb o IG) al menos en las últimas 30 publicaciones. Observando el número de reacciones y la calidad de las mismas con el tema sugerido.
  2. El nivel de participación del influencer en el debate y el grado de influencia sobre el mismo.
  3. Para estar seguros de escoger al influencer adecuado debemos evaluar:
    • Sus características y habilidades de comunicación. Si es muy bueno con videos vivenciales, con ilustraciones o si su fuerte es el humor.
    • Se debe evaluar de forma muy especial si este influencer y su imagen se adaptan al mensaje que nuestra marca quiere enviar.

PESCA DE INFOGRAFÍAS

Locos por la marca personal

Hoy los puestos de trabajo son muy disputados y existe una fuerte competencia por alcanzar contratos y niveles gerenciales que representen un plus o valor agregado para cada profesional.

A esto se suma la tendencia contemporánea de trabajadores independientes o emprendedores que se constituyen en su propia empresa que ha venido a suplantar el norte de todo profesional del siglo pasado: conseguir un trabajo en una buena empresa o compañía para desarrollar su talento.

Solo las grandes organizaciones pueden costear el sueldo de profesionales de alto nivel, por lo que la lucha se hace feroz y la disponibilidad de puestos de trabajo muy reducida.

Este panorama, de la mano del mundo virtual, ha generado el concepto de Marca Personal y de Personal Branding como herramientas para mejorar la competitividad laboral. Este concepto exige al emprendedor y profesional aplicar postulados de mercadeo de productos a sí mismo, a su persona. Entendiendo que no debe perder (muy al contrario) debe exaltar su lado humano.

Qué es la Marca Personal?

El cliché legado por Jeff Bezos (fundador de Amazon) indicaba, palabras más, palabras menos, que una Marca Personal es lo que dicen de ti cuando tú no estás. Es decir, la opinión que generas en las personas que están a tu alcance, en tu ámbito de acción y relación.

Y si decimos opinión entonces nos referimos a un intangible y nos acercamos al término clásico de Imagen Personal tan popular en los años 1980 y 1990. Parece lejos pero eso fue ayer en términos sociales.

Volvemos entonces ¿Qué es la Marca Personal?

Pues es lo que nos distingue de cualquier otro profesional que preste el mismo servicio que nosotros, es decir, de nuestra competencia. En términos de mercadeo el producto es nuestro servicio profesional y nuestra personalidad, carácter, reputación cargan de valor ese servicio (o producto) diferenciándolo, para bien o para mal.

Esta diferencia promoverá nuestra selección (o no) por encima de otros colegas, bien sea para ocupar un cargo fijo o para contratar servicios outsourcing de nuestro talento.

principal-gerente-exitoso

Ahora bien ¿Quién debe atender y trabajar la Marca Personal?

Esta es la interrogante de muchos profesionales en la actualidad. Y la duda se plantea sobre todo en aquellos emprendedores que desarrollan un servicio y ellos se convierten en su propia marca.

Lo cierto es que el concepto de Marca Personal vino a incorporarse en el decálogo de capacidades de los profesionales del mundo corporativo. Muchos investigadores de Recursos o Capital Humano encontraron que la calificación y el logro (expresado en ganancias anuales) alcanzado por algunos profesionales dependían tanto del manejo de su imagen como de sus competencias. Es decir, entre dos muy buenos profesionales las corporaciones prefieren al de mejor imagen, al que se promueve mejor, ya que esto revaloriza la organización.

Al parecer las corporaciones entienden que no solo el trabajador se nutre del hecho de formar parte de una reputada empresa sino que, por el contrario, la organización también gana valor al incorporar en sus filas a profesionales de intachable trayectoria.

Cuando tu nombre es la marca

blog-banesco-emprendedor

Es aquí donde la cosa se complica porque muchos profesionales deciden iniciar lo que llamamos el ejercicio libre de la profesión, convirtiéndose en outsourcing o consultores en sus áreas específicas de conocimiento.

Otro ejemplo es el área médica o terapeuta donde muchos emprendimientos nacen de la idea de independencia profesional y personal basada en la no dependencia laboral. También tenemos el caso de diseñadores de todo tipo, quienes hacen de su trabajo su propia marca. Y aquí radica el detalle. Lo que hay que evaluar es cuánto de mi personalidad influye en la marca de mi producto o servicio. O responder a la siguiente pregunta: ¿Puedo desvincular la marca de mi producto o servicios de mi nombre?

El enredo de las redes

Si entendemos que nuestra Marca impacta a quienes están en contacto con ella, emitiendo mensajes que son interpretados y expresados de forma conceptual por las personas que tienen contacto con nuestras acciones, productos o servicios, es necesario entender que el ámbito de acción supera la barrera de lo físico para incorporar el cúmulo de impactos generados por las redes sociales. Hoy el hombre circunscribe su acción al desenvolvimiento real y virtual. El equilibrio es la clave en esta etapa histórica de la sociedad. Hay que ser coherentes con nuestras acciones y los mensajes emitidos por nuestras redes sociales.

Por lo pronto y como un primer avance te recomendamos:

  • Tener clara una idea de quién eres y cómo quieres ser visto y comprendido. (Analiza que tanto se parece tu ideal a la realidad)
  • A partir de allí fórmate metas por alcanzar (Planes, estrategia)
  • Define a quien quieres enviar el mensaje (Público Objetivo)

A partir de estos tres postulados podrás iniciar trabajos para el control de lo que hoy conocemos como Marca Personal y si contratas a un profesional, seguro le harás más fácil el trabajo y crearás mayores posibilidades de éxito.

Entonces: ¿Marca personal y Personal Branding en es lo mismo?

Pues, estamos con la corriente de autores que no consideran sinónimos a estos conceptos. En principio reafirmamos que la Marca Personal es la huella (Imagen) que se forman terceros de nosotros, mientras que el término Personal Branding, tiene que ver con el proceso de control de conformación de dicha imagen. Por lo que, estamos hablando de procesos distintos, dependientes y  netamente comunicacionales.

Pronto hablaremos de estas diferencias  y las herramientas con las cuales contamos para trabajar en ello. Mientras tanto te presentamos una infografía preparada por Lorena Fernández/Paredro para que puedas de manera muy intuitiva, comenzar a trabajar:

Diezonce-sobradas razones marca personal

Una marca «coleada» en la semana de la moda de París

Obah Butler, es el nombre de un periodista ingles que se inmortalizó al hacerse pasar por un tal Georgio Peviani y así disfrutar días de lujo en la semana de la Moda de París. La noticia recorrió al mundo hace un año y hoy nos sirve como una clase magistral de manejo impecable de relaciones públicas, imagen,  web y redes sociales.

La farsa surge en la mente del malintencionado periodista quien pretende demostrar que el mundo de la moda es una burbuja que se mueve más por la atención de los medios y el embrujo del glamour, que por el trabajo en sí que presentan los grandes nombres.

Butler descubrió que detrás de los jeans  Georgio Peviani, aunque reales, no existía nada. Ninguna información, solo vacío:

Bien, pues yo voy a llenar ese vacío. Voy a convertirme en Georgio Peviani y voy a sacar el máximo partido a la marca y transformarla en la flor y nata de una industria tan falsa que es capaz de sucumbir a los engaños de un hombre igualmente falso. Voy a llevar a Georgio Peviani a la Semana de la Moda de París. (fuente: https://www.vice.com/es/article/vb79jb/como-triunfar-en-la-moda-paris)

Para aquellos que no conocen la historia le podemos resumir que el plan consistía en hacerse pasar por un diseñador y convertir a su marca en una revelación de la semana de la moda. Para ello escogió los jeans Georgio Peviani, compró una docena en un mercado londinense y emprendió camino a París, a mostrar sus confecciones.

Para hacer corto el cuento les indicamos que el plan fue un éxito. Obah Butler pasó unos días inolvidables entre desfiles, fiestas y reuniones con la socialité de la moda parisina. Incluso llegó a ser reseñado por la influencer brasileña Raquel Minelli (@rakaminelli) llegando a más de 600 mil seguidores del mundo de la moda.

Pero, ¿qué hizo este personaje para lograr tal éxito?

Tomemos en cuenta que la marca como tal existe y las prendas se pueden adquirir en cualquier mercado popular de la ciudad de Londres. Pero era una marca desconocida, tanto así que el periodista pudo comprar el dominio y crear un sitio web sin que el verdadero dueño se enterara de ello.

Con esto el periodista vence una de los retos de la conformación de una marca y es darle rostro a la mima. Convertirla en un producto, una creación de un ser humano, de un equipo de personas. Las marcas deben reflejar el trabajo de uno o varios hombres y mujeres. Inspirar con su historia.

jenes peviani sobradas razones

Dado este paso (humanizar la marca) procedió a crearle una personalidad en las redes, asumiendo que hoy, si no estás en ellas no eres ubicable. Y listo, pensó, tengo nombre (italiano que más se le puede pedir a un diseñador), sitio web y redes sociales, dirección de correo corporativo y unas cuantas tarjetas de presentación y productos que mostrar. Así se lo creyó  y fue a probar si le compraban su historia.

Contar la historia:

Contar nuestra historia y hacerla creíble no es tarea fácil. Requiere de audacia, ingenuidad, valentía y certeza. Todos estos atributos fueron manejados por Obah Butler, quien se dedicó, desde su llegada a París, a presentarse como Giorgio Paviani, diseñador italiano de “vaqueros”. Irreverente y de gran éxito en ventas (pero desconocido) que viene a reventar su marca en la semana de la moda. Apoya su historia el fotógrafo de VICE, la editorial que financia su aventura, el cual lo sigue a todas partes confundiéndose a veces con un paparazzi. Al ser consultado respecto al personaje indica la única verdad que llevaba consigo: es un fotógrafo del portal VICE, editorial que realizará un reportaje de su visita a la semana de la moda en parís (y aquí vuelve la mentira) ya que es un éxito en ventas totalmente desconocido por la industria.

Georgio Peviani Sobradas Razones 7

Relaciones Públicas y mucha suerte…

Caminó, visitó todos los sitios posibles, hablo con todos y a todos les dijo su nombre y lo que hacía. Mostro su tarjeta de presentación y confecciones. Para el segundo día ya era conocido en la calle, en el mundo exterior, en los que observan los desfiles en pantallas ubicadas en las afueras. Pero él necesitaba estar adentro.

Con mucha audacia entró al salón donde se celebraría un desfile de Vivienne Westwood, pero antes debe franquear la seguridad. Se dirige a la recepción entrega su tarjeta de presentación y para su sorpresa, previa una sonrisa, le entregan su credencial convirtiéndose  en un diseñador acreditado.

 

De allí la historia se reafirma, conversaciones con modelos, reuniones, tragos y más invitaciones. Y, acompañando a todo esto, un intenso trabajo de mensajería electrónica con información sobre su personaje y reseñas de las prendas que confeccionaba enviada a todas las agencias de Relaciones Públicas parisinas.

Ya era un participante oficial de la moda de París. La cima de su aventura fue la invitación al evento organizado por Alexa Chung. Allí estuvo, allí presentó sus creaciones y a la salida, rodeado de flashes y confundido con los famosos, fue advertido por la influencer brasileña Raquel Minelli (@rakaminelli), quien no dudó en compartir fotos con la nueva estrella y visualizarlo directa y efectivamente a los más de 600 mil seguidores de su cuenta en instagram.

alexa chung sobradas razones

El reconocimiento soñado. Tanto así que al día siguiente Giorgio Paviani, fue invitado a una presentación privada de las creaciones de Véronique Leroy, una de las diseñadoras más prestigiosas de París, y allí no solo estuvo, sino que vistió uno de los trajes de la muestra aludiendo que deseaba comprarlo para lucirlo en una acto donde sería reconocido por su vertiginosa carrera. ¡Pareciera que todo es creíble!

Giorgio Peviani Sobradas Razones
Georgio Peviani 5

Todo tiene su final…

La semana de la moda termina y la aventura también. Obah Butler reafirmó su teoría y logró, por pocos días ser una promesa oculta de la moda, un fenómeno en ventas desconocido. Pero, más que una victoria para su ego, este hecho reafirma la teoría comunicativa que indica que, por muy bueno que sea el argumento, si este no es real, es imposible mantenerlo en el tiempo. Una historia bien contada es atractiva y convincente, pero si no es real, sino cuenta con empeño y perseverancia se diluirá y terminará una vez se apaguen las luces del espectáculo, cuando amanezca y la euforia de la fiesta se calme y los sentidos vuelvan a percibir la realidad.

Si bien las claves están, por el lado simbólico, en el concepto, la expresión o materialización de ese concepto, su difusión. Y, por el lado material, el producto (y su parecido con el concepto), los medios, el mercadeo. Si ambos esfuerzos no son acompañados por la verdad y la perseverancia todo terminará tan rápido como comenzó.

Para la marca Giorgio Paviani, el asunto no supera la anécdota. Su creador Adam Asmal la registró en 1996 y desde entonces ha tenido sus altibajos. Llegó a vender 35 mil piezas semanales en todo el mundo pero hoy el flujo ha bajado. Su inspiración es Giorgio Armani, pero decidió no hacer como muchos, una copia, sino crear su propia línea inspirada en un gran diseñador, con piezas para mercados populares y ventas al por mayor. Mal no le ha ido. Mantenerse en Londres no es nada fácil. Adam sonríe al conocer la historia.

Giorgio Peviani 6

Imágenes tomadas del portal VICE, les dejamos la dirección para su lectura: https://www.vice.com/es/article/vb79jb/como-triunfar-en-la-moda-paris

5 claves para alcanzar el éxito de una asesoría

Una de las estrategias que se plantean los empresarios (profesionales en ejercicio, prestadores de servicio, industriales o comercializadores) para afianzar el crecimiento de su negocio, es contar con asesores especializados en áreas específicas de su negocio.

El desarrollo de tecnologías asociadas a la comunicación ha hecho que este factor influya de manera determinante en el éxito de cualquier emprendimiento, al punto que el resultado del control de este proceso, la imagen, forma parte de los activos de cualquier organización.

En la actualidad, una respuesta acertada desde el punto de vista gerencial, es contratar apoyo permanente o puntual, para la resolución de cualquier aspecto derivado de procesos comunicacionales y que pudieran impactar en el resultado del ejercicio del negocio.

Ahora bien, ¿Cuál es la clave para que una asesoría tenga buenos resultados?

1

En primer lugar la confianza que existe entre quien contrata y el contratado. Esto es fundamental, ya que, para comprobar el éxito de las propuestas o recomendaciones será necesario ponerlas en práctica, lo cual representa, en la mayoría de los casos, inversiones económicas y temporales para las organizaciones.

2

Tan importante como la confianza en el asesor resulta que la organización ejecute las recomendaciones bien sean planes o programas sugeridos por el asesor. Para este no hay peor situación que ver que sus propuestas son desechadas. Es la antesala a la despedida. Esto sólo es el reflejo de falta de confianza en sus propuestas lo que implicaría el quiebre del  contrato inicial.

3

Definir los objetivos de la contratación;

El ámbito de cobertura de los procesos comunicacionales en las organizaciones es tan amplio que se hace indispensable definir el objetivo, es decir, qué realmente espera la organización de su asesor.

Pueden existir problemas de índole corporativo  y su manera de comunicar, de marca, en la manera de conceptualizar el producto y comunicarlo. De estrategia publicitaria. De selección de públicos, incluso de comunicación interna, de los procesos y liderazgos internos de la organización.

En este mismo orden es importante sugerir la característica del trabajo externo, es decir, si se espera de él una asesoría o consultoría con influencia específica en los procesos, estructura y funcionamiento de la organización y en este caso de los equipos de comunicación. O si se espera un trabajo tipo coach, en el que se compromete a liderar el equipo para motivar cambios en su conducta y forma de afrontar las exigencias de comunicación de la organización.

4

Establecer formas claras de participación y seguimiento del avance de la asesoría. Es decir,  para evitar que en la organización sientan que la asesoría se queda en papeles y presentaciones, es necesario establecer líneas y cronogramas claros de trabajo, en el que el avance del trabajo pueda ser medido y evaluado.

5

Entender que en su mayoría, el producto del control del proceso comunicacional de una organización es intangible: en imagen o reputación. Que luego se traduzca en confianza y facilita las ventas es otra cosa. Por lo que, los resultados de este proceso son observables en el largo plazo.

En DIEZONCE, contamos con la experiencia necesaria para generar confianza y, con el paso del tiempo, hemos desarrollado una metodología aplicable a cualquier tipo de organización o emprendimiento. Haz una consulta y emprendamos juntos.

Constancia es la clave cuando administramos redes sociales

El tamaño de la cuenta es una de las comparaciones mas escuchadas en estos días de supremacía mediática. ¿Cuantos seguidores tienes? preguntan como quien no quiere la cosa, cuando en realidad una cuenta sana debiera ser el ideal para todos.

Una cuenta sana

 

Una cuenta sana tiene que ver con la calidad de tus seguidores. Primero que nada que sean reales y que estén dentro de tu área de influencia para que impacten con su opinión en tu marca.

Debemos entender que para un cliente las visualizaciones exitosas se medirán dependiendo del tamaño de su comunidad y de su propio rango de influencia. A menos que sea por alguna razón extraordinaria un post de un cliente promedio no se viraliza al punto de acceder a personas que estén mucho más allá de su ámbito de acción.

Con esto queremos decir que si un cliente posee una cuenta con 2000 seguidores y coloca un post con más de 3000 interacciones y unas 16.000 personal alcanzadas, entonces ¿estaríamos hablando de un éxito? Indudablemente sí.

El tamaño importa

Otro mito importante y que debemos luchar por detener o al menos cambiar, es que una cuenta exitosa es directamente proporcional al número de seguidores (su comunidad). Esto es solo cierto si antes le ajustamos un rango o valor de referencia que sirva de tabulador o medida. Me explico: dicho número, (de seguidores) debe ser ponderado.

Cada cuenta debe tener un rango de acción (geográfica y de mercado) definido, y con base en él, debemos conformar el número ideal de nuestra comunidad e incluso su tasa de crecimiento. De esta premisa dependerá en gran medida la construcción de contenidos a ser difundidos y el objetivo de los mismos.  Puede darse el caso que para una cuenta 3.000 seguidores sean la meta. Mientras que para otra este número sea solamente el arranque.

Entonces ¿El tamaño importa?, si. Pero hay que verlo como una meta ajustada a las características del producto o servicio y su nivel de impacto o penetración en la población. Si no es muy masivo habrá que, obligatoriamente, trabajar con medios tradicionales para masificar el mensaje y trabajar duro las redes para crear una comunidad sana, fiel a la marca que queremos dejar.

Constancia es la clave.